jueves, 22 de noviembre de 2012

Esa escalera ascendente de las cosas


· LAS MANIPULO COMO A UN OBJETO
· LA ETICA DE UN LUGAR ASI
· SEGUIR NO DECIDIENDO
· ESA ESCALERA ASCENDENTE DE LAS COSAS
· "LO QUE ES ENGAÑO PARA UNO NO LO ES PARA OTRO"
· LO MISMO
(· UN DISFRAZ, UN UNIFORME)
(· EL DESEO)

Estoy tranquila, camino lento mirando a las personas que se cruzan por el pasillo. Cuando llego a la puerta del consultorio espero unos minutos porque es temprano y me entretengo mirando el estado general del lugar. Finalmente la veo llegar desde el otro pasillo, camina animadamente y se la ve muy jovial. Nos damos un beso antes de entrar.
Como no habla le cuento que me quedé pensando en el viaje a Rosario y en cómo me siento respecto a lo que experimenté allá, fue como si me diera cuenta de que ahí se terminó de armar mi lugar en el bar, donde me dedico a manipular a las chicas como si fueran objetos. Pese a esto podría decirse que hay cierta ética y un código a seguir.
De todos modos, y justamente por haber llegado a este lugar de "poder" dentro del bar, sigo sin decidir qué hacer. Es como si me dejara llevar por lo que va pasando, de hecho este nuevo lugar que ocupo fue como armándose, se fue dando casi sin que yo lo quiera, como si fuese una especie de espiral o escalera ascendente por la que vamos yendo, una especie de loop. Entonces me pregunta qué cosas de mí me gustan y qué cosas no, al ver que trato de evadirme hablando de lo que no me gusta del trabajo, insiste en que se trata de lo que a mí me gusta o no, como por ejemplo "a vos no te gusta tu color de pelo".  Le pregunto por qué dice que no me gusta, a lo que me responde "porque siempre usás pelucas de distintos colores". Ante este comentario quedo realmente sorprendida porque nunca hubiera esperado que se diera cuenta, o al menos no esperaba que me dijera nada al respecto porque hasta ahora, después de tanto tiempo de terapia, nunca hablamos del tema. Aprovecho entonces y le pregunto qué piensa del engaño, pero lleva la conversación a otro plano diciéndome que mejor lea sobre las teorías filosóficas que hablan sobre temas tales como "la realidad", "el ser"...
Y volvemos a hablar del bar, le cuento que la gente ahí es como una masa amorfa, totalmente maleable, manipulable. Y como siempre, todo lo que yo digo de lo que observo en los demás ella lo aplica a mí, y termina diciéndome que soy yo la que se deja llevar por las cosas sin tomar decisiones, como si no tuviera un interés por nada, que incluso uso un "disfraz" o un "uniforme" con el cual hacer este trabajo: el de engañar a la gente que quiere jugar a ser engañada. Antes, en el local de ropa, diciendo que algo le queda divino en vez de decir que no tengo más talles, ahora, en el bar, convenciendo a la gente de hacer tal o cual cosa.
Finalmente llegamos al deseo. Ella dice que mi deseo es mortuorio, que según mis palabras pienso que llegar a lograr un deseo es morirme. Y en el fondo tal vez tiene razón, sobre todo cuando me dice que al final en vez de animarme a animarme me quedo no siendo nada más que una cosa sin identidad que se deja llevar por el resto indefinidamente.

Decimonovena sesión:
http://sesionesdeclarita.blogspot.com.ar/2012/11/sesion-19-esa-escalera-ascendente-de.html

No hay comentarios: